La moda tocando el cielo

La moda tocando el cielo

A más de 3500 metros sobre el nivel del mar se encuentra un lugar de contrastes y lleno de identidad: La Paz. La ciudad maravilla abre sus puertas y se convierte este año en la anfitriona  de Bolivia Fashion Week.

Bolivia Fashion Week rompe barreras geográficas en un encuentro de tendencias, talento, creatividad e innovación que  integra a todos los apasionados por la moda, la cultura y el arte. Con la infinita creatividad de grandes diseñadores, la singularidad de la chola paceña y la revelación de  talentos emergentes que se combinarán en espacios artísticos, esta ciudad multifacética será la inspiración de la nueva edición de la fiesta de la moda en Bolivia

Este sueño que motiva  a cientos cada año, convertirá a La Paz este 2019, en el punto de encuentro en Latinoamérica.

Hagamos revolución y cambiemos nuestros hábitos

Hagamos revolución y cambiemos nuestros hábitos

La industria textil es una de las más contaminantes y todos los esfuerzos por cuidar el planeta han conseguido que este rubro también tome acción con esta nueva variante que es la moda sustentable.

La moda sustentable, como bien ya lo están pensando, es un modelo productivo que se preocupa por el impacto ambiental y social que deriva de sus actividades. Esta también es conocida como slow Fashion (modelo de negocio que apuesta por mayor calidad en sus productos y consciencia con el medio ambiente), una alternativa al conocido fast Fashion (se caracteriza por la fabricación acelerada de prendas de vestir a precios muy bajos).

Este no es un concepto o un campo cerrado. Sin embargo, hay algunas características que nos indican que es y que no es moda sustentable.

Está hecha, en su mayoría, con materiales ecológicos. Estos de mayor calidad y con la idea de durar en lugar de desechar cuando pase la temporada. Se enfoca en la producción local contando con salarios justos y condiciones de trabajo dignas que favorezcan la economía de la región y gestiona de manera responsable sus residuos. Por último es necesario mencionar que esta puede ser más costosa que ropa de marcas de moda rápida. Acá se toma en cuenta un proceso de elaboración ético y de calidad que lógicamente eleva los precios.

Conocer las políticas y filosofías de marcas que compramos nos permite entender si estas son responsables con el medio ambiente y si se sustentan en un modelo de negocio ético y justo. Volvernos conscientes de nuestros hábitos de consumos nos hace parte de un cambio más grande. Entender qué apoyamos logra definir nuestro rol en este camino por la sustentabilidad.

Como diseñadores y/o productores no se puede sencillamente seguir con la misma forma de trabajo que nos ha llevado a un punto de quiebre. En este ámbito que se caracteriza por la creatividad y la innovación hay que aprender crear y ser parte de esta industria de una forma totalmente nueva. Una forma que se preocupe por su huella ecológica, por fuentes laborales dignas y bien remuneradas y por entender las nuevas tendencias en las necesidades del cliente.

La moda sustentable es un camino nuevo. Ser parte de él no significa cambiar una industria gigantesca de un día al otro. Significa hacer pequeños esfuerzos que colectivamente significarán cambios por los que vale la pena seguir luchando.

Previous Next

Muéstrame como te vistes y te diré quien eres

Ya sean los años 70 con el estilo hippie, los 80 influenciados por la reina del pop, Madonna o ahora que hay una inclinación hacia el Street style y tendencias dictadas por influencers; la moda siempre ha sido un reflejo de las sociedades.

Rompe los estereotipos, moda para todos

Rompe los estereotipos, moda para todos

No es ningún secreto que durante mucho tiempo la industria de la moda presentaba sólo un prototipo de belleza, desde las pasarelas hasta las campañas publicitarias mostraban modelos bajo estrictos cánones de tipo de cuerpo, rasgos étnicos y edades. Sin embargo, cada vez son más los que apuestan por la inclusión en sentido de representatividad.


Recientemente el desfile de Alta costura de Valentino, primavera/ verano 2019 en el que Pierpaolo Piccioli director creativo de la marca, mostró 65 looks dando espacio a la diversidad de la belleza de la mujer.


Las modelos petite desafían el establecido 1.70, las más conocidas son: Kate Moss con 1.64, su hermana Lottie Moss con 1.63, Lily Rose Deep con 1.60 y Devon Aoki con 1.65. Las modelos plus size por su parte le han otorgado confianza y aceptación a las mujeres de tallas grandes, un claro ejemplo es Ashley Graham quien fue la primera modelo de talla XL en ser la portada de Sports Illustrated Swimsuit y portada de julio/agosto 2018 de Vogue Arabia junto a Paloma Elsesser.


Danielle Sheypunk fue la primera persona en silla de ruedas que recorre la pasarela, durante el NYFW 2014. La canadiense Winnie Harlow a quien se le diagnosticó vitíligo ha sido la imagen de la marca española Desigual y ha salido en la revistas i-D, Dazed, Vogue Italia y más. Shaun Ross el primer modelo masculino albino modeló para las icónicas casas de moda Alexander McQueen y Givenchy, salió en las revistas GQ Italia, Paper, Vogue, Another Man; ha aparecido en videos musicales de Katty Perry, Beyonce, Steve Aoki, Leona Lewis y Lana del Rey entre otros.


Estos son claros ejemplos de cómo el mundo de la moda está cambiando y la inclusión ha ido creciendo en diferentes espacios proporcionándole representación a diversos tipos de personas, sencillamente no se puede pensar en moda sin diversidad.

Redacción Asli Guzmán

¿¡Y si viajamos al futuro!?

¿¡Y si viajamos al futuro!?

En 2016 Nike nos devolvió una parte de nuestra infancia con el segundo lanzamiento de las icónicas zapatillas auto ajustable de Marty McFy de Vuelta al Futuro 2. Los 86 pares de Nike Mag fueron vendidos mediante subasta pero fueron el inicio de llevar tecnología futurista a la realidad.

fbcb
teleferico
atb
boa
epson
loreal
hardock
marbelline
juancholet
one
bienal
ionlife
backstage
bvb