Previous Next

El arte, la cultura y la moda se encuentran y desfilan en armonía

El primer cuadro de la noche va de la mano de Arte Andino. Esta organización hace productos textiles artesanales mediante los cuales cuenta una historia. Pero para sorpresa de todos no presentaron una colección típicamente andina o con cortes de ropa característicos de estas comunidades. Rompieron ese esquema y mostraron una colección sumamente versátil, con siluetas extremadamente femeninas que se amoldan a la perfección al cuerpo de una mujer. Arte Andino logró combinar modernidad, cultura y elegancia en una sola colección.

Ana Navarro presentó una colección inspirada en la Diablada. Sin dudas una colección que desborda personalidad en cada diseño.  Con tonos negro, rojo, nudes y bordados en plateado y dorado Ana invocó el verdadero espíritu de esta danza mítica y tan cercana a nuestros corazones. La silueta de una careta de diablo se vio en casi todos sus diseños, se utilizó muchísimo las telas aterciopeladas en distintos tonos y se destacaban las hombreras rectas típicas de los trajes de baile.

Desde uno de las provincias de nuestro departamento llega Tapacarí. Una colección totalmente inspirada en los andes del país. Con tonos negros, verdes, azules y morados que son tan comunes para la cultura del país se mostraron diseños con influencia del Tinku. Algunos giros en los trajes típico hicieron esta colección totalmente moderna y utilizable.

Con modelos vestidos totalmente de negro la atención se dirigió de manera total a los accesorios que presentó Nampi. Bufandas, collares, manillas y bolsos de mano bañados en colores vibrantes y brillantes, todos con temática andina, se exhibieron en esta primera noche de BFW.

Para terminar la primera función, la colombiana Juliana Flórez expuso una colección inspirada en los famosos cholets que surgieron como un estilo de la arquitectura andina, innovación del arquitecto Freddy Mamani. Estos le causaron un gran impacto visual.


Los tonos principales de esta colección fueron el rojo, naranja y amarillo, unidos en armonia con el color de la elegancia, el negro. Una colección que hace alusión a las formas, a la opulencia y significancia de este tipo de arquitectura se tradujo en diseños fuertes y visualmente llamativos.

La segunda función empezó con la favorita del público, Rosita Hurtado. Tal  y como debía ser Rosita llevó elegancia a la noche y mesmerizó al público con trajes de coctel y de gala dignos de alfombras rojas. La colección tuvo una paleta de colores variados empezando desde amarillo hasta llegar al plateado. Muchos de los diseños inspirados en el movimiento de los años 20, en la edad de oro y el charlestón. Pero lo que el público no sabe es que esta colección es alta costura, es decir fue hecha a mano y un vestido puede llegar a tardar dos meses en hacerse. Para mostrar el esfuerzo y el trabajo que implica, la diseñadora Rosita y estudiantes de la Universidad de Miami realizaran un documental que muestra todo el detrás de escenas que vive Hurtado en su día a día.

Roberto Mamani Mamani presentó una colección lista para llevar. Ya tuvo experiencia con alta costura pero esta colección dice el artista esta al alcance de todos. Mamani Mamani se caracteriza por hacer obras dedicadas a elementos específicos: el sol, la mujer, la papa, etc. En esta colección presentó una mezcla de todas temáticas con sus obras estampadas en vestidos, faldas y blusas.

Ariel Canido nunca deja de impresionar con su creatividad y su vanguardia en el diseño. En esta ocasión presentó una colección inspirada en Santa Cruz de la Sierra. Ariel al igual que todos los artistas tiene una forma de ver la vida distinta, por lo tanto su colección no muestra gráficamente a la cuidad de Santa Cruz. Esta colección es una interpretación de Ariel por la cuidad. Utilizó tonos fríos como ser: negó, gris, blanco y bordo para contrastar.  Extremadamente fuerte y atrevida, esta colección impactó y encantó al público desde el primer hasta el último diseño.
La cruceña Marioly Cruz mostro una colección fémina inspirada en el medio oriente. Trajes de gala con bordados intrincados y colores suaves iluminaron la pasarela. Todos los diseños fluidos son expresión máxima de feminidad y delicadeza.  Todas las modelos llevaban los trajes acompañados de turbantes, sin duda un toque único a diseños divinos.

Mostrando diseños inspirados en figuras andinas pero también elementos naturales como flores se presentó Asarti. Para esta colección otoño invierno se buscó hacer una colección completa, es decir desde la ropa hasta el calzado. Varios de los diseños fueron presentados con medias con calados específicos. Los tonos utilizados varían entre rosados, azules y verdes pero algo curioso es que esta marca crea sus propios colores combinando distintos tipos de lanas.


Para terminar la noche se presentó Almanza y Kaova. Siempre caracterizados por mostrar las últimas tendencias de moda y combinarlas con la elegancia distintiva de las marcas. Estas colecciones utilizaron una paleta de colores extremadamente variada. Se pueden encontrar tonos fríos como el blanco, azul, negro y gris o tonos cálidos como café, rojos. La colección femenina sorprendió a todos al empezar con modelos plus size demostrando que Kaova es para todas las mujeres modernas que busquen estar cómodas sin dejar de lado la elegancia.

Una noche espectacular que expuso la cultura del país desde distintos puntos de vista. De esta noche se destaca la elegancia y el uso de elementos típicos Bolivianos en muchos de los diseños.

BoliviaMag
BoliviaMag
Derechos Rervados © 2017 - Bolivia Fashion Week. Design by Enable .